Cómo conseguir la inhibición de la mordida

0
62

Así como educamos a nuestros hijos -humanos- debemos hacerlo con nuestros hijos caninos ;)

Una de las enseñanzas fundamentales es la inhibición del mordisco. Esto significa que debemos enseñarle a nuestro amigo peludo a morder sin hacer daño.

Inhibición a la mordida

Si prestas atención a una madre y su cachorro verás que ella se levanta y lo deja si éste le apreta en exceso las mamas cuando está lactando, así aprenderá que si lo vuelve a hacer se quedará sin su ración de comida. Los perros son tan inteligentes que le enseñan a sus cachorros a no ser bruscos para que cuando tengan los primeros dientes tengan cuidado al mamar de su madre. De esta forma el cachorro aprende a dominar la fuerza en sus mandíbulas.
Luego llega otra etapa fundamental en la inhibición del mordisco: cuando el cachorro juega con sus hermanos u otros perros.

Si durante sus juegos de mordiscos el cachorro muerde demasiado fuerte al perro con el que está jugando éste se lo dejará saber mediante alguna bocalización y si el cachorro insiste en morder fuerte el otro perro lo dejará solo, tal como le hacía su madre cuando la mordía fuerte mientras mamaba.

Cachorros nuevo en casa

Cuando un cachorro llega a casa de un humano debe aprender que somos más sensibles a sus mordidas que sus hermanos perros pero esta vez nos corresponde a nosotros enseñarles hasta cuánto pueden apretar sus mandíbulas. ;)

Para educarlos nada mejor que recurrir a unos trucos con juguetes mordedores. Lo animaremos a morderlo moviéndolo alrededor de su cabeza o arrastrándolo por el suelo como para que lo “cace”. Si al tratar de morder su juguete nos toca con sus dientes se lo dejaremos saber gritando ¡ayyy!. Luego de unos segundos lo volvemos a intentar. Repetimos este juego durante unos diez minutos, máximo, como para no excitar demasiado a nuestro cachorrito.

Tal como lo hicieron su madre y hermanos, si el cachorro nos muerde fuerte durante el juego y a pesar de que hemos gritado él sigue sin controlar su mandíbula, lo dejaremos en la habitación dando por terminado el juego.

Educar a un Perro adulto

Cuando se trata de educar a un perro adulto podemos usar comida en lugar de juguetes.

Una buena táctica es poner un trocito de comida en nuestra mano cerrada y arrimarla al hocico del perro, si nos muerde la mano gritamos ¡ayyy! y la retiramos inmediatamente.

Repetimos este paso hasta que el perro nos lama la mano. Cuando lo haga, abrimos la mano y le damos el trozo de comida. Pero si al querer coger la comida nos muerde la mano, volvemos al comienzo.

Debemos tener mucha constancia para que cada vez que juguemos con nuestro perro o le demos comida, recuerde las reglas del juego y sepa dominar su mordida. :)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here